viernes, 29 de junio de 2018

LETICIA SERVÍN: "La Fiera Borrasca" (2018)




Una de las mayores bondades del arte, es que permite crear puentes de comunicación que desafían las barreras del tiempo. A través de la expresión artística se posibilita el encuentro y se abre el diálogo entre almas inquietas, acostumbradas a hablar a través de sus creaciones. Es de esta manera que los versos de Sor Juana Inés de la Cruz encontraron una resonancia muy particular, a través de más de trescientos años de distancia, en el entendimiento ("sírvame alguna vez de descanso") de Leticia Servín, cuya atenta sensibilidad ha sido capaz de aprovechar el mensaje y proceder con la sabiduría necesaria para iniciar la conversación. Porque eso es lo que hace Servín en este disco: más que un mero ejercicio de transcreación o poesía musicalizada, "La Fiera Borrasca" es una conmovedora (y siempre respetuosa) charla entre la más grande poetisa en la historia de nuestro país y el espíritu cariñoso de la cantautora. Y por supuesto, dicha conversación es, como la nebulosa que adorna la portada del álbum, una mística coreografía de posibilidades infinitas. Podríamos entender a "La Fiera Borrasca" como un intercambio de ofrendas: Sor Juana, con sus versos celestiales de carácter divino, y Servín, con su dádiva de tierra fértil, audible. El fruto resultante es de una belleza extraña, como una flor en el espacio.

Probablemente el término "folclore sicodélico" sirva como aproximación para describir los sonidos que Servín desarrolla en los casi 45 minutos del disco. Con una dotación instrumental sumamente familiar a la canción latinoamericana, el estilo compositivo se mueve entre la tradición del corrido, el son o la música de banda oaxaqueña, pero con arreglos de inspiración progresiva que remiten a las corrientes experimentales de los 1970s; y aunque domina lo acústico, llama la atención la forma en que las canciones saben aproximarse al rock (que no es para nada ajeno a Leticia Servín), el blues o el cabaret. El álbum es tan fértil en sus detalles que bien vale la pena un par de escuchas con audífonos, para percibir mejor el repertorio de percusiones y cuerdas; además, aquellos que estén familiarizados con el trabajo de Servín, podrán notar cómo la cantante expande su técnica vocal hacia territorios diferentes: los ornamentos, coros y arreglos empleados aquí, visten a las canciones con texturas más sofisticadas.

Con "La Fiera Borrasca", Leticia Servín ha dado un paso gigantesco en su carrera: tras varios álbumes donde ya se había mostrado como una letrista hábil y cuidadosa con las palabras, esta vez nos ha regalado un real homenaje a la poesía misma. No estoy seguro de que debamos interpretar este trabajo como un gesto de gratitud a la influencia de Sor Juana, pero en todo caso, la cortesía ha sido manifestada por ambas mujeres en un encuentro democrático que respeta el lugar de cada una, pues ni el soberbio resplandor de la Décima Musa ha abarrocado innecesariamente las melodías de Servín, ni el acercamiento afable de esta última ha sido invasivo con los versos originales. Lo que se escucha es lo que es: una flor nueva y amorosa que brota en el espacio exterior.

Uno de los mejores discos homenaje realizados en mucho tiempo en nuestro país. Imperdible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

CATU KUÁ: "Que vengan los pájaros" (2018)

A Carolina Restuccia (voz, alma y cerebro principal de Catu Kuá ) le funcionó la invocación: vinieron los pájaros y, la montaña, e...