domingo, 29 de abril de 2018

ANNA VON HAUSSWOLFF: "Dead Magic" (2018)




Anna Von Hausswolff no es ninguna novata en la creación de escenarios asfixiantes, pero con "Dead Magic" ha firmado, sin duda, el mejor y más oscuro trabajo de su carrera. Se trata de cinco temas ambiciosos, enigmáticos y abrumadores; tanto como un banco de niebla que dibuja formas amenazantes que se sienten pero no se tocan. Son 47 minutos de narrativa dramática, en la que el espacio sonoro es llenado por un monumental órgano tubular, guitarras que forman paredes cavernosas y una serie de recursos instrumentales y vocales que operan con verdadera magia para invocar las canciones como se invoca a un espíritu ancestral.

El álbum inicia con los 12 minutos de "The truth, the glow, the fall", donde el riff principal surge como un fantasma, mientras Anna estira su registro vocal y retuerce su técnica para ofrecer pasajes que van del canto limpio a una reptante aspereza. La voz se alarga y termina difuminando al órgano hasta convertirlo en notas vaporosas durante la espeluznante sección final. Después, la terrorífica "The mysterious vanishing of Electra", con sus guitarras monolíticas y percusiones de rito antiguo; aquí la voz es silvestre, el aullido brujeril y el vibrato extasiado. Pero el punto nodal del álbum llega con la enorme "Ugly and vengeful", que con sus 16 minutos de duración y sus formas mutantes demuestra que se puede hacer música sombría sin recurrir a ninguno de los recursos habituales del metal o los clichés de las (así llamadas) corrientes musicales neo-góticas.

La última parte de "Dead Magic" es un poco más calmada pero no menos inquietante. "The marble eye" es un tema instrumental que burbujea como un drone acuoso y helado, de esos que parecen fascinar a Hausswolff, a juzgar por trabajos previos como el EP "Källan (Betatype)" o incluso el proyecto Hydras Dream, junto a Matti Bye. Por cierto, cabe destacar que en la edición en vinilo de "Dead Magic" (ya agotada, a menos de dos meses del lanzamiento), los temas 3 y 4 se encuentran en orden invertido, para hacerlos caber en ambas caras del disco. Finalmente, el álbum termina con la rara y fantasmagórica belleza de "Källans återuppståndelse".

"Dead Magic" no es una obra para todos los gustos. Es la clase de trabajo de una artista inconforme que va más allá de sus límites y que desafía sus propias normas creativas para entregar magia pura, de esa que se comunica directamente con el espíritu. Por eso arrebata, inquieta y asusta. Y también, por eso, se agradece emotivamente. Uno de los mejores discos en lo que va de 2018.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

0+14 RAZONES PARA ESCUCHAR EL ÁLBUM DEBUT DE BILLIE EILISH

0. WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO? Porque los discos de pop adolescente no suelen estar inspirados por los trastornos de...